domingo, 21 de marzo de 2021

Los piratas del cielo: Milano Real

Por su maestría en el vuelo, los milanos (reales o negros) reciben el apelativo de "los piratas del cielo". Pasan largo tiempo planeando mientras buscan a sus presas y cuando lo hacen realizan picados rapidísimos y acrobáticos que dejan pocas opciones a los pobres animales. En los campos a las afueras de Madrid son las rapaces mas comunes y fácilmente identificables por sus colas ahorquilladas.

Son oportunistas y no es infrecuente verlos volar sobre granjas y basureros a la espera de llevarse alguna carroña al pico. Mientras estuve en el hide, muchos fueron los milanos reales que me sobrevolaron, pero no se detenían en el comedero, limitándose a realizar los ya citados picados para robar al paso alguna carcasa. Ese comportamiento hace muy difícil obtener primerísimos planos de ellos o incluso imágenes detalladas durante los picados ... pero no por ello lo dejé de intentar.

Lo mas habitual es fotografiarlos mientras planean, observando lo que se cuece bajo ellos con esa mirada penetrante propia de las rapaces ...

Si tienes la fortuna de poder fotografiar su dorso, disfrutaras de un tapiz de plumas con infinitos tonos, tremendamente atractivo ...

... y un poderoso aleteo ...


Poseen una aerodinámica envidiable, resultado de su evolución ...

Eso si, cuando los pillas en esos picados acrobáticos, se te saltan las lágrimas ... :-)




Todas las imágenes de esta entrada han sido tomadas con una cámara Canon 7D MkII, un objetivo Sigma 150-600/5-6.3 DG OS HSM Contemporary, trípode con rotula gimbal, focales menores a 500 mm, exposición manual con ISO auto (1/1250 s, f/7.1), revelado en DPP y reducción de ruido con Neat Image.

sábado, 13 de marzo de 2021

Una poderosa presencia: águila imperial ibérica

La sesión en el hide estaba llegando a su fin y yo estaba encantado, después que un buen número de animales hubieran visitado el comedero, tales como un ratonero común, rabilargos, cornejas, cuervos, milanos, buitres leonados y negros, un par de zorros ¿qué más podía querer?

En la lejanía había visto y fotografiado algunas águilas que no había sido capaz de identificar y que no se dignaban a entrar al comedero, así que disfrutaba de los rabilargos y cuervos que acababan con la poca carne que aún quedaba en las carcasas de pollo ... y de repente, todas las aves huyeron despavoridas. Era obvio que alguna gran rapaz estaba al acecho y las había asustado, así que estaba expectante por si bajaba al comedero. De repente, vi bajar como un misil un águila con las patas extendidas y las alas cerradas (os podéis hacer una idea viendo este capítulo de "El Hombre y la Tierra") en dirección a una zona arbolada a unos cien metros del hide, pero no pude ver el desenlace porque sucedió detrás de la vegetación. Aún sorprendido y repitiéndome que no importaba que no hubiera sacado una sola foto, pues me quedé paralizado, y que lo importante era la experiencia, bajó una segunda águila de la misma guisa. Impresionante, que poderío y que experiencia ...

Pasó un rato mientras asimilaba lo sucedido y las buscaba con el tele, hasta que me sorprendió que a mi derecha, sobre un pino con la copa seca había dos grandes águilas. A buen seguro debían ser las mismas que había visto unos minutos antes, que se habían movido a esa nueva posición y que por el resalte del terreno yo no había visto.

Antes que se movieran, disparé un par de fotos (no soy de "ametrallar" ... volví "solo" con 600 fotos) en que se las puede ver con cierto detalle. Ya en casa pude identificarlas como águilas imperiales ibéricas, en que a la derecha se puede ver un ejemplar joven (por su coloración conocido como pajizo) y a su izquierda un ejemplar cercano a la edad adulta.

Miradas de cazador

Aprendiendo del mayor

No duraron mucho tiempo en el posadero y pronto me regalaron la vista con su poderoso vuelo.

Poderoso vuelo

En esta imagen puede verse al ejemplar mayor con su característico borde del ala blanco, pero aún con algunas plumas claras en su plumaje (que se conoce como damero).

Después de la sesión, me interesé por saber algo mas por esta especie de águila y me resultaron muy interesantes los dos capítulos dedicados a ellas por Félix Rodríguez de la Fuente (de cuya muerte en accidente mañana se cumplen 41 años ... lástima que se fuera tan pronto) en la serie "El Hombre y la Tierra", en que comentaba que a mediados de los 70 solo había en toda España entre 50 y 60 parejas reproductoras. Pues bien, ahora solo en la Comunidad de Madrid (en particular su zona oeste) hay censadas 75 parejas y mas de 500 en toda España. Afortunadamente la protección de la especie ha surtido efecto ...

Ha sido una gran experiencia visitar un hide (en este caso el del pinar de Wildlife Photo Spain), que recomiendo no solo a fotógrafos, sino también a personas que quieran observarlos ... de verdad que merece la pena.

Todas las imágenes de esta entrada han sido tomadas con una cámara Canon 7D MkII, un objetivo Sigma 150-600/5-6.3 DG OS HSM Contemporary, trípode con rotula gimbal, siendo los parámetros 600 mm, exposición manual con ISO auto (1/1250 s, f/7.1, comp exp +1), revelado en DPP y reducción de ruido con Neat Image.

jueves, 4 de febrero de 2021

Estrellas a los pies

Con el dichoso confinamiento por el COVID, los aficionados a la fotografía estamos desesperados buscando motivos para fotografiar "a la vuelta de la esquina". En esta situación, la macrofotografía es un excelente recurso y obviamente las flores ocupan un lugar preferente, pero en otoño/invierno no son muchas las flores silvestres atractivas que se puedan fotografiar.

Vino en mi auxilio la Olivarda (Dittrichia viscosa), una florecilla que llevaba mucho tiempo llamándome la atención mientras recorría el tramo entre el parking y el edificio donde trabajo, por sus bonitas flores en otoño y por lo atractivas que resultan secas en invierno. Como no pretendo ser botánico, aquí os dejo un par de enlaces (1 y 2) en donde podéis leer una excelente descripción de dicha planta.

Pues el caso es que encontré zonas públicas ajardinadas en mi barrio que están siendo colonizadas por las matas de esta planta, tiñendo de color nuestro otoño y allá que fui a tirarme por el suelo, dejando ojipláticos a mis vecinos ...




Y estos días de invierno, completamente secas las matas, presentan un aspecto estrellado tremendamente atractivo. Juzgad vosotros mismos ...




Me encanta encontrar la belleza en los seres más pequeños y estos son un buen ejemplo, lo que no quita que eche mucho de menos la fotografía de grandes espacios. Esperemos que pronto podamos volver a disfrutarla.

lunes, 18 de enero de 2021

Una nevada histórica

La semana de Reyes, cayó sobre Madrid una nevada histórica, consecuencia de la confluencia sobre la península de una masa de aire polar muy fría y de una masa de aire subtropical cálida y húmeda (borrasca Filomena), que dejó cantidades de nieve en el centro peninsular como no se había visto en decadas. No fué un hecho imprevisto (excepto para Ayuso y Almeida), pues todas las webs meteorológicas se hacían eco de la predicción de medio metro acumulado en el centro peninsular ya un par de días antes (aquí la página de Cazatormentas del 06/01/21).

El día 7 a media mañana comenzó a nevar y salí despues de comer, a fotografiar la singular estampa. El pavimento, aún caliente, no estaba cubierto, pero la vegetación lo estaba completamente.

Semillas de liquidambar

Era de suponer que en los días siguientes, la postal navideña se iba a convertir en un dolor de muelas para muchos de nosotros, como así ha sido, con extensas zonas heladas. Pero en aquel momento, los que ya lo estaban pasando mal eran muchos pájaros, que con el profundo manto blanco y el importante descenso de las temperaturas, probablemente morirían de inanición o frio.

Cotorra argentina

Pinzón Vulgar

Por la noche, la estampa era preciosa ... pero teniendo todo un día por delante de nevada, ya era facil presagiar el "fin de fiesta".

A media mañana del sábado, despues de sopesar si salir con tablas, raquetas o a pie (lo juro ... aunque elegí el pinrel), decidí darme un paseo con la compacta, mas que para hacer fotos, para valorar la situación, que pintaba un poco "apocalíptica" ... aunque preciosa. Lo primero que vi al llegar a la calle y hundirme hasta casi la rodilla, fué el parque en que tantas horas hemos pasado con nuestros retoños.

La avenida de Logroño, que comunica el distrito de Barajas con Canillejas y que linda un buen tramo con el parque Juan Carlos I, era una excelente pista de esqui de fondo/travesía.

La carretera de Barcelona (A-2 en la nueva terminología) tenía la apariencia de una de esas calles de película de catástrofes, con vehículos varados y personas por la calzada.


La tónica general eran los "exploradores" ... y las ramas partidas de los arboles ... muchas.


Y algo muy llamativo para los que no se han movido por amplios espacios nevados en soledad: el silencio. Y es que la nieve es un excelente atenuador del sonido.

Y por último, aprovechando que el manto de nieve permite resaltar la sencillez y atractivo de las formas, una imagen de un cinamomo (arbol de sombra que me resulta muy atractivo) con sus clásicas semillas y cubierto de nieve.

Wabi-sabi de cinamomo

A buen seguro, serán muchos los años que tengamos que esperar a una nevada como esta otra vez por Madrid ... o quizá no.

domingo, 4 de octubre de 2020

Aves del "paraiso"

Este año en Asturias, una de las cosas que mas he hecho ha sido campear con el tele en ristre, a la busqueda de aves. Son muchas las rapaces que se pueden observar facilmente, pero también otras especies mas pequeñas que con frecuencia pasan desapercibidas.

La que más me ha sorprendido este año, fué una que inicialmente pensé que podía ser un halcón, por su librea, sus estilizadas alas y su vuelo. La vi fugazmente en una ocasión volando, pero fué un dia campeando mientras estaba parado que se posó en tierra no lejos de mi ... que excitación. Tomé algunas fotos y al intentar acercarme se escabuyó ... aunque me llevaba algunas imagenes suyas en la tarjeta. Sin embargo, cuando la mi en la pantalla rapidamente me di cuenta que no era un halcón ... ese pico no es de rapaz. Rebuscando en la guia de aves, me sorprendí al ver que se trataba de un ejemplar hembra joven de Cuco ... vaya sorpresa y es que nunca antes había visto uno.


Otro que me llamó mucho la atención por su elegancia, fué un ejemplar joven de hembra de Colirojo Tizón ... que nerviosa mientras se movía por las algas acumuladas en una playa que había traido la marea, mientras buscaba bocados para echarse al pico.



En cualquier caso, las "reinas" son las rapaces, de las que se puede ver varias especies. Aquí os trigo un par de ejemplares de Busardo Ratonero, el primero un adulto y las siguientes un ejemplar joven. Del primero llamaba mucho la atención, sobre todo en las imagenes frontales, su aspecto realmente siniestro, de depredador inclemente, con esos ojos oscurísimos  y su porte ... juzgad vosotros mismos.




El siguiente, no puede ser otro que el Cormorán Moñudo, que con frecuencia veo en las playas posado en alguna roca. Aunque conozco algunas colonias en la zona, este año las he visitado a destiempo y no he conseguido ninguna foto de grupo ... pero este ejemplar joven solitario me hizo pasar un buen rato mientras pescaba cerca del camping donde nos alojamos.



Y por último un chiquitín que cuando lo ves te alegra la mañana: un Jilguero. Este estaba bebiendo agua en el canalón de nuestro bungalow, acompañado de otro ejemplar. Imagino que sería una pareja que debía haber estado criando al peñeñuelo que encontramos muerto a la puerta del bungalow.

Y esta es una pequeña muestra de lo que se puede fotografiar por aquellos lares "paradisiacos" ... sin duda, merece la pena visitarlos.

Por cierto, en esto de la identificacción de aves soy novel, así que si detectais algún error, hacédmelo saber.

domingo, 6 de septiembre de 2020

Aún quedan rincones por descubrir

Durante estas vacaciones pasadas no he hecho ni una sola foto al amanecer, atardecer o de noche y es que jamás he tenido tan pocas ganas de madrugar o transnochar. No será por el buen número de imágenes "visualizadas" que año tras año he ido acumulando y que tengo pendientes en el occidente asturiano ... pero este año el cuerpo me pedía ¡DESCANSO!

Por el contrario, ha sido el de aprovechar los días nublados o lluviosos para "campear", ya fuera paseando sin rumbo fijo con la cámara compacta o "cazando" aves en el campo o la orilla del mar con el tele.

En una de esas excursiones, en que no daba tres pasos en la misma dirección, el azar quiso que me asomara al recodo del sendero, atraido por el rumor de una cascada, y descubriera una vieja construcción derruida, que estando en el cauce de un rio no podía ser otra cosa que un molino. Mis pasos curiosos me llevaron al molino y una vez más, el azar me hizo atisbar la presencia de la cascada ... quien iba a decirme que despues de 8 años veraneando por esta zona, descubriría una nueva cascada y un rincón paradisiaco.

Volví unos días despues con el equipo de fotografía "formal", cruzando los dedos para no encontrarme con nadie y poder fotografiar sin limitaciones, aunque amenazado por la lluvia ... y vosotros juzgareis si no es bonito el rincón.

Rincón paradisiaco
Rincón paradisiaco
Canon 6D, Canon EF 16-35 mm f/4 L IS USM a 22 mm, filtro polarizador, disparador y trípode
1s, f/8, ISO50, comp exp +2/3, RAW revelado en DPP

Unos pasos atrás y podías ver el camino del agua desde la cascada ...

Caminos del agua
Canon 6D, Canon EF 16-35 mm f/4 L IS USM a 20 mm, filtro polarizador, disparador y trípode
1/5s, f/10, ISO320, comp exp -1/3, RAW revelado en DPP

Algunos más y metido de lleno en el cauce, veía las hojas de los arboles pasar, así que allí que fuí y obturación lenta ...

Verde y ocre
Canon 6D, Canon EF 16-35 mm f/4 L IS USM a 16 mm, filtro polarizador, disparador y trípode
2s, f/11, ISO50, comp exp -1, RAW revelado en DPP

Estoy pensando que bien podría merecer este lugar y otros de la zona una escapada en otoño ¿lo imaginais teñido de ocres y envuelto en la niebla?

jueves, 23 de julio de 2020

Un vuelo en globo ... y un recuerdo

Hace algunas semanas disfruté de mi segundo vuelo en globo, esta vez sobre Segovia, largamente aplazado por el COVID-19. Nos dimos cita al sur de Segovia, antes del amanecer y pronto comenzaron los preparativos del vuelo, con el despliegue e hinchado de los mismos.

Preparativos
Resultaban particularmente atractivas las llamas de los quemadores, que tienen por objeto calentar el aire contenido en la vela y hacerlo más ligero que el aire circundante.

Lo que nos hace volar
Cuando por fin embarcamos y "cortamos amarras" el globo ascendió como un tiro, con una fuerte derrota hacia el SO, alejandonos de la ciudad, que esperaba haber sobrevolado ... pero Eolo es dueño y señor en este medio.

Esperaba que el vuelo hubiera comenzado poco tiempo despues del amanecer que ofrece unas bonitas luces, pero el despeque de los globos precedentes (volamos siete) nos demoró y cuando por fin estabamos en el aire, la luz comenzaba a ser algo dura. No obstante, uno de los globos se las había apañado para aparecer sobre la ciudad, por lo que aproveché para enmarcarlo sobre ella, con el celebérrimo acueducto a la vista.

Sobrevolando Segovia
Cada vez nos alejábamos mas de la ciudad, así que no había tiempo que perder si quería tomar alguna panorámica de la misma.

Panorámica del casco antiguo
Ya sobre los campos, uno de los globos navegaba por debajo del nuestro, lo que aproveché para enmarcarlo contra los campos arados.

Punto y raya

Dibujos en el terreno
No tardamos mucho en tomar tierra en uno de los campos, recien segado, con un aterrizaje perfecto, tras algo menos de una hora de vuelo.

Las fotos de este vuelo están tomadas, o bien con la 6D y los objetivos 16-35 f/4 o el 70-200 f/4, o bien con la G7X, todos ellos Canon.

Este vuelo me ha traido a la memoria el primero que hice, junto a Pilar. Fué el regalo de bodas de mi hermana y desde luego, fué mucho mejor que el clasico electrodoméstico. Después de esperar varios meses un tiempo más benigno y que se completara la barquilla del que nos comentaron era el mayor globo de España (La Bestia se llamaba), despegamos desde Benasque y tomamos rumbo noreste, sobrevolando el macizo de las Maladetas y la cuerda fronteriza, hasta aterrizar en Saint-Girons, a 50 km a vuelo de pájaro.

Las vistas durante el vuelo fueron espectaculares, yendose los ojos una y otra vez al macizo de la Maladeta, donde tantas veces antes había hecho esqui de travesía e incluso corrido alguna carrera.

Sobrevolando las Maladetas
Cuando cruzamos las cuerda fronteriza, la panorámica era brutal, divisandose desde los Besiberris hasta mas allá del Posets, así que registrarla era obligado. Esta que os muestro es solo una sección de la misma, desde el collado de Salanques hasta la Sierra de Chia.

Panorámica desde Francia
Estas últimas imagenes fueron tomadas con una Konica Autoreflex TC y un objetivo de 40 mm sobre película diapositiva, que escaneé en un escaner Konica Minolta Dimage Scan Elite 5400.

Pd.: picad las imágenes y F11 para verlas en alta resolución.


domingo, 19 de julio de 2020

El cometa NEOWISE en detalle

Por fin hice anoche lo que llevaba esperando varios días: fotografiar con seguimiento el cometa C/2020 F3 NEOWISE desde una localización con un cielo razonablemente bueno. Despues de un par de decepcionantes escapadas por Madrid, más con el ánimo de localizarlo y ver que grado de luminosidad tendría que de hacer algo "serio", en esta ocasión iría a una localización con poca contaminación lumínica y razonablemente apantallada de las luces de Madrid, además de encontrarse a cierta altura (casi 1800 m): el puerto de la Morcuera.

Cuando llegamos al spot previsto (la pradera de la fuente de Cossío), nos encontramos un verdadero "star party", con no menos de una docena de grupos con telescópios y demás chismes (nada que ver con el 97 cuando estuvimos fotografiando en Hale-Bopp), así que decidimos buscar una localización mas tranquila, en la falda de La Najarra, con excelentes vistas.

El Sol acababa de ponerse y tuvimos que esperar hasta las 11 para comenzar a percibir el cometa. Algunas fotos de localización y nos metimos en harína, con la plataforma de seguimiento y el combo 6D + 100 mm f/2.8. Hasta las 23:30 aún se percibía el resplandor de la puesta de Sol, así que hubo que esperar algo más ...

23:46 CEST
Canon 6D, CANON 100 mm f2.8 EF L IS USM Macro, filtro Red Enhancer, temporizador, montura iOptron SkyTracker y trípode
240s, f/3.2, ISO250, RAW revelado en DPP

Aunque el 100 mm es luminoso y puede tirarse con menos ISO y/o tiempo, quería más detalle, por lo que monté el 70-200 mm antes de que se metiera en la zona de contaminación lumíníca de Rascafría.

00:45 CEST
Canon 6D, Canon EF 70-200 f/4 L IS USM a 200 mm, filtro Red Enhancer, temporizador, montura iOptron SkyTracker y trípode
240s, f/4.5, ISO800, RAW revelado en DPP
En ambas imágenes se pueden ver dos de sus colas: la de polvo, blanca y que se abre como un abanico y la iónica, más estrecha, recta y azualada. Estimo que pueden extenderse unos 12 a 15 grados angulares ... bastante más de lo que se puede fotografiar desde la ciudad, que no supera los 2 grados.
El próximo jueves 23/07 tendrá lugar su máxima aproximación a la Tierra y aunque teóricamente sus colas serán mas pequeñas, al haberse alejado del Sol (el perihelio fué el 03/07), su mayor cercanía a la Tierra puede hacernos percibirlas como mayores ... ya veremos.

Dejo un par de imágenes adicionales con el Zeiss 25 mm, para que veais como se percibía cuando aún había resplandor de la puesta de Sol (23:05 CEST) ...


... y otra, poco tiempo antes de ponerse (01:10 CEST), sobre la contaminación lumínica de Rascafría.


Pd.: picad las imágenes y F11 para verlas en alta resolución ymejor en una habitación oscura.