martes, 24 de julio de 2018

North American P-51 Mustang ... el Cadillac de los cielos

Corría el año 76 y mi compañero de pupitre en clase de 8º de EGB me tenía alucinado con sus dibujos de combates aéreos (posiblemente uno de los orígenes de mi interés por la aeronáutica ... azares de la vida), en el que el perfil de uno de los aviones era recurrente: el correspondiente al caza americano que cambió el curso de la 2ª guerra mundial en Europa, el North American P-51D Mustang

Por méritos propios, este caza ha alcanzado el nivel de mito aeronáutico del siglo XX, reconociendoselo incluso el cine en la película "El imperio del Sol" (me sigue emocionando la escena en que uno de ellos saluda al chaval protagonista alabeando mientras ataca el campo de concentración japones). Si a esto le sumas el sonido de su motor Rolls Royce Merlin de 12 cilindros en V y 1500 CV de potencia, cualquier aficionado a la aeronáutica lo quiere ver en vuelo alguna vez en la vida.

Lamentablemente, es muy infrecuente ver en España cazas de la 2ª guerra mundial en vuelo, así que cuando me enteré que participaría en el Festival aéreo de Gijón de este año, no lo dudé: iría a verlo. En este caso se trataba del P-51D conocido como "Nooky Booky IV" que fué pilotado durante la 2ª guerra mundial por el as americano Leonard "Kit" Carson, que consiguio con él 18 victorias. Sabedor que era mi plato principal del día, no veía el momento que apareciera ... y lo hizo acompañado por un Douglas A-1 Skyraider, que aunque me gusta, hubiera preferido que llegara solo, para disfrutar de su sonido, sin aditivos. Afortunadamente, pronto comenzó su exhibición individual.

La llegada y un viraje, para abrir boca ... 

 
 

Una vista superior, en que se aprecia la pureza de lineas y la buena visibilidad desde su cabina ...


Un detalle de su frontal, con su apelativo, la referencia al motor Rolls Royce, las marcas de sus victorias, el equipamiento de época del piloto y la característica toma del radiador bajo el fuselaje.


 Una vista inferior en que se aprecia lo rotundo de su planta ... sólido como una roca ...


No me gustaría estar en su punto de mira, al alcance de sus 6 ametralladoras ...


Un viraje en que se aprecia bien la instalación del radiador, tan característica y aerodinámicamente funcional ...


Imagino que esta visión sería tranquilizadora para los tripulantes de las Fortalezas Volantes sobre la vieja Europa: la mejor escolta conocida de la época ...
 

Puesto que todas las imagenes están tomadas en las mismas condiciones no he considerado necesario un pie de foto específico y aquí os las detallo:
  • Cámara Canon 7D MKII
  • Objetivo Sigma 150-600 f/5-6.3 DG OS HSM. Focales de 600 mm a 300 mm.
  • Exposición manual con ISO auto: 1/800, f/11, comp exp +2/3.
  • RAW revelado en DPP.
Buen trabajo el del Festival aéreo de Gijón y nos vemos el año próximo ... aunque ver este "warbird" no ha hecho sino acrecentar mi deseo de presenciar un festival en que prime la presencia de este tipo de aviones, ya sea el Flying Legends británico o el Ferté-Alais francés. Ya veremos ...

Pd.: picad las imágenes y F11 para verlas en alta resolución ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario