Acerca de mí

Soy un chaval con canas, enfermo de curiosidad por este mundo y apasionado fotógrafo … aficionado, que las facturas las pago con otros menesteres.

Desde los primeros años de mi temprana (in)madurez, encontré placer registrando en película buena parte de mi existencia. En el celuloide que por mis manos pasó y con la cámara de mi padre, quedó registrada mí sufrida familia, las trastadas con los amig@s en el barrio, las primeras excursiones, mi temprana afición por los más pesados que el aire y los primeros pinitos con el paisaje.


En los primeros años de mi formación universitaria, en que comenzaba a despertar en mí el interés por las actividades al aire libre, busqué el contacto con otros aficionados a la montaña, teniendo la fortuna de encontrar un reducido grupo, después buenos amigos, en la misma escuela en que estudiaba. De su mano, descubrí el senderismo, la escalada en roca, el alpinismo, el esquí de travesía, el parapente y la bicicleta de montaña.


Pasaban los años y mi creciente interés por alguna de esas actividades, particularmente la bicicleta de montaña y el esquí de travesía, hicieron que terminara entrando en contacto con un club de montaña, donde pude “llenar los años de vida …” y encontrar a algunos de mis mejores amigos, casi hermanos ... y a mi mujer, Pilar. Fueron años de planificar sueños, recorrer muchos kilómetros, de intensa actividad física y en los que me serví de dos fieles herramientas para alimentar el recuerdo: la vieja réflex de mi padre, una KONICA AUTOREFLEX TC para las tomas más reposadas y una compacta OLYMPUS AF10 SUPER, empleada en los momentos más comprometidos.



La dispersión de los amigos (incluso su triste desaparición), una inoportuna lesión, la llegada de los cachorros, la exigencia creciente del trabajo y por qué no decirlo, la pereza y el hastío, hicieron que entrara en el nuevo milenio alejándome crecientemente de las actividades que tanto me habían llenado.

Por el contrario, cobraba mayor importancia nuestra creciente familia (Carlos nacido en el 2001, Lucas en el 2002 y Arturo en el 2006), por lo que cada vez con más frecuencia, las imágenes que tomaba eran instantáneas de nuestra vida cotidiana, para lo que me hice con la mejor cámara de primera fila que mi bolsillo podía pagar, una MINOLTA DYNAX 5, pues el maltrato sufrido por las anteriores les impidió llegar con vida al nuevo milenio.




Eran los años del comienzo de la fotografía digital para masas, pero ante la duda de su madurez, me decanté por la probada “química”. No fue hasta algunos años después (2004), que gracias a mi hermana pude probar una compacta digital (CANON G5), con cuyos resultados quedé deslumbrado.


Eso me llevo a reemplazar en 2005 mi réflex “química” por mi primera cámara digital: una compacta con zoom largo (CANON S2). Fueron años de intensa formación en fotografía digital, con sus nuevos métodos de exposición, revelado (si, de estas compactas se pueden obtener ficheros brutos o RAW), edición (que no retoque), panorámicas (¡ qué diferencia de las de las época química !), imágenes de alto rango dinámico (HDR, fusiones …), mejoras para la impresión … que complementaron mi formación fotográfica de años atrás y en los que devoré todas las revistas, libros y webs que se ponían frente a mis ojos.

Alguna imagen de cierta calidad y mi interés en aumentar mis conocimientos, me llevaron a registrarme en una web de crítica fotográfica allende los mares, Photosig, en donde, recibiendo generosas y constructivas críticas, comenzó a crecer en mí el ánimo de encontrar la excelencia fotográfica. A aquella web, se sumaron otras y la contemplación de las excelentes imágenes que veía, el oportuno interés manifestado por un medio escrito por una de mis imágenes (realmente una sorpresa) y el reconocimiento de las limitaciones de mi compacta, me llevaron a tomar la decisión que más ha influido en mejorar la calidad de mis imágenes: adquirir en 2009 una réflex digital de primer nivel (CANON 40D).


La búsqueda de nuevos paisajes y momentos con los que alimentar el objetivo de mi cámara, me llevaron a buscar otros senderos que no fueran solo aquellos con los que me movía con Pilar y los cachorros los fines de semana y vacaciones, comenzando a transitar el camino que conduce a la excelencia fotográfica, en donde me he ido encontrando a gente variopinta, reflejo de la sociedad, algunos de ellos excelentes personas que hoy puedo llamar sin reserva … amigos.


En este camino he sido eminentemente autodidacta, aunque singularmente, mi asistencia a algunos talleres impartidos por reconocidos fotógrafos profesionales ha acelerado mi aprendizaje.

No quiero terminar esta presentación sin incluir un recuerdo a las personas que habiendo ejercido sobre mi una fuerte influencia, lamentablemente, ya no están entre nosotros más que en el recuerdo:

Carlos, probablemente mi mejor amigo …


E Isidoro, mi padre, optimista inquebrantable, quien me hubiera gustado que hubiera visto este blog …

11 comentarios:

  1. Muy emotiva chaval!!, transmitiendo que es de lo que se trata.
    Te iremos viendo y no trasnoches tanto..., je,je
    Un saldudot

    ResponderEliminar
  2. Me has emocionado con tus comentarios y viendo las fotos tan "impresionantes" que tienes, aunque os veo de uvas a peras por aquí seguro veo cómo crece tu familia y tu creatividad en la fotografía.

    ResponderEliminar
  3. Joder qué bonito!..de nuevo mi enhorabuena y un abrazo montañero!

    E. Sofos

    ResponderEliminar
  4. un estupendoooooooooo blog que merece verlo cada vez sin aburrirse
    te felicito de todo el corazon

    ResponderEliminar
  5. Estupendo Juan Carlos, has llegado a emocionarme...estaremos atentos ha esta nueva andadura...saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues muy emotivo, JC... no suelen verse estas terminaciones nerviosas tan a flor de piel... bravo por tí.
    Nos vemos, ojalá sea pronto.
    PD; te lo dice uno de esos variopintos, jaaajaja.

    ResponderEliminar
  7. Ahora tendremos que entrar aquí para verte, pero mejor en persona, que creo que ya estamos un poco chapados a la antigua, jaja.

    ResponderEliminar
  8. Bonitas imágenes y emotivas historias las que nos cuentas.....Me ha encantado como tienes montado el blog. Un gran trabajo Juan Carlos. Gracias por compartir tus vivencias y un abarzo!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Juan Carlos, un placer conocerte un poco mejor ! Gracias a tu comentario!
    Es curioso también mi chica se llama Pilar ...
    Nos vemos, Luis

    ResponderEliminar
  10. Estoy emocionada con admirar tu blog....El mío a tu lado se queda muy pequeño pero si quieres curiosear ahí lo tienes: almudena12.blogspot.com

    Un beso y mi más sincera Enhorabuena, Almu (la madre de Miguel Martínez de Balonmano)

    ResponderEliminar
  11. Wooow!
    Increible! Yo tambien me he emocionado! Gracias por abrirte y compartirlo con todos!

    Un abrazo! :D

    ResponderEliminar