sábado, 14 de noviembre de 2015

Hora dorada y azul en la Alhambra de Granada

Otro año que no viajo para encontrarme con el otoño ... pero al menos he vuelto a visitar una ciudad que me enamoró en el pasado, en compañía de lo que más quiero: Pilar y los chicos ...

Conocí Granada hace cerca de 30 años y ya por entonces callejear por ella, tomar unos churritos de buena mañana en Bib Rambla y recorrer pausadamente los jardines de la Alhambra y el Generalife, me encantaba. Por aquel entonces se podía recorrer practicamente sin restricciones ni horarios dicho monumento y aún no se había dejado caer el amigo Clinton para publicitar el mirador de San Nicolás y se podía disfrutar practicamente en completa soledad el atardecer desde él.

Volví varias veces a Granada, pero nunca a su ciudad, sino a sus montañas ... y siempre me volvía con un come-come por no haber encontrado tiempo de visitarla tranquilamente, como hacía antes. No fue hasta pasados 10 años que volví con Pilar, en nuestro primer viaje después de conocernos. Ya entonces, la regulación para la visita a la Alhambra se había impuesto y la visita a San Nicolás, siendo posible, ya no era en absoluto en soledad.

Inocente de mi, esperaba encontrar algo de ello en esta ocasión ... pero me equivoqué completamente: visita regulada, restringida y limitada en el tiempo en la Alhambra, lo que limita el disfrute y en San Nicolas ... bufff, no cabía ni un alfiler ... imposible desplegar el trípode. Como no quería quedarme sin mi atardecer, me guié por mi olfato y tiré monte arriba, camino del Sacromonte en busca de algún punto de vista que no estuviera atestado ... y lo encontré, aún a riesgo de reventar a la familia.

Con sonido de guitarra en el entorno, desplegué el trípode en un prado asalvajado (increíble en una ciudad) y me paré a disfrutar del espectáculo.

Al poco de ponerse el Sol, los dorados inundaron la escena, enmarcando la Alhambra ...

Alhambra en la hora dorada
 Panorámica compuesta por 5 tomas verticales
Canon 6D, Canon EF 70-200 f/4 L IS USM a 169 mm y trípode
1/15s, f/4.5, ISO400, RAW revelado en DPP

Las panorámicas se fueron sucediendo ... así como las miradas a papa para que terminara de una puñetera vez. La hora dorada dio paso a la hora azul, en que el frío de la escena contrasta con la iluminación cálida empleada para iluminar la Alhambra ...

Alhambra en la hora azul
 Panorámica compuesta por 5 tomas verticales
Canon 6D, Canon EF 70-200 f/4 L IS USM a 169 mm y trípode
0.3s, f/4.5, ISO100, RAW revelado en DPP

No tardó mucho tiempo en caer la noche, así que comenzamos a descender a la ciudad, esta vez saboreando lentamente los rincones por los que pasábamos ... al igual que los helados de la tienda artesana que hay justo debajo de San Nicolás (no os los perdáis).

Después de unos días, volvimos a Madrid ... y entendí porqué Boabdil derramó sus lágrimas al salir de esa ciudad.

Volveremos ...

pd.: picad las imágenes y F11 para verlas en alta resolución ...

10 comentarios:

  1. Que panos más guapas, ese mirador es una preciosidad. Me pasa como a ti, también me encanta esa ciudad. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José. Tengo pendiente una pano en que meta el Veleta tras la Alhambra ... pero ni idea desde donde la puedo hacer ... habrá que planificar cuidadosamente y buscar un hueco en la agenda.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  2. Bellísimas tomas! En julio pasado también fue en Granada y disfruté de este panorama desde el mirador de San Nicolás!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Hilde. Tendría que hacer calorcito ... buen momento para los heladitos del mirador.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Carmén, me alegra te gusten.
      Otro para tí .. :-)

      Eliminar
  4. Es curioso ver como van cambiando en cuestión de minutos los tonos cálidos hacia colores fríos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mikel ... solo 14 minutos ... los inmensos matices de la naturaleza.
      Saludos

      Eliminar